jueves, 12 de enero de 2017

Besos para el recuerdo

Hoy, 12 de enero de 2017, hace 2 años que comenzaron "en serio" a transformar la Plaza España de Vilagarcía de Arousa (la prensa local nunca publicó la fecha correcta, pero muchxs vecinxs quedamos tan afectados que sabemos de sobra cuándo empezaron y cuándo acabaron, y algunxs hasta tenemos todo el proceso documentado por días/semanas/meses insufribles). 
 

Ya a finales del verano de 2014 leímos y vimos pequeños acercamientos a futuras obras. Mi intuición me decía que con el alcalde de turno, la vegetación de la plaza corría cierto riesgo, por eso quise bajar a besar alguno de los hermosos plátanos que la arropan, después de la tala indiscriminada días antes en el parque vecino.
 
Fue el sábado 20 de septiembre de 2014 que salí a besar uno de los plátanos centrales de Plaza España en Vilagarcía de Arousa (Pontevedra), y con la casualidad de retratar a una de sus habitantas, que desde entonces, tanto ella como muchxs otrxs vecinxs, han perdido su espacio urbano y se hayan resentido, pues la plaza perdió su encanto.



Ese día fotografiamos la plaza sabiendo que una vez que vinieran los obreros la cambiarían. La única grata sorpresa fue ver que lo primero que hicieron fue poner una protección de madera en cada tronco. Decían que la obra era "urgente" para evitar los charcos que se creaban con las lluvias, cosa que después de 7 meses de insoportables ruidos y de un presupuesto de más de 300 mil € sigue habiendo charcos.
Pero no solo fueron molestias de diferentes suciedades (de lunes a viernes-sábado, y cada mes con ampliación de horarios) si no que como broche de oro, el alcalde en funciones ordenó talar un árbol centenario de la plaza España para que susantamadreiglesia se viese mejor, si venías caminando desde el otro parque donde arrasó con 2 hileras de árboles para hacer una pista de aterrizaje.

Aunque triste, fue muy especial poder ver al no árbol junto a un vecino casi tan mayor como él, y escuchar de la propia experiencia del artista Tito Porto, sus recuerdos arbóreos y su tristeza como ciudadano sensible con la naturaleza.

Nosotros quisimos protestar de varias maneras, y una de ellas fue pintar esta pancarta y pegarla unos días en nuestro balcón, para que el gobierno de turno la viese de ida y vuelta en sus santas procesiones. 

Sabemos que nuestra lucha creativa y silenciosa molesta tanto o más que otro tipo de luchas más agresivas. Por desgracia no es el último besodearbol de no árboles talados por orden de T.Fole. Pero tampoco quiero terminar esta entrada con tanta desesperanza, y dejo una foto tomada el 20 de septiembre de 2014 para que la luz de nuestra inspiración nadie la pueda apagar.
Fotos: A.Metztli y Marthazul.

No hay comentarios: