sábado, 18 de abril de 2015

Besos de finde

   Fue un fin de semana esperado y prometido: ir a Coruña en plan ociosos, sin pinceles en la mano. Realmente lo que necesitábamos era estar libres de horarios, no de trabajo, porque así nos sentimos algo raros. Sin querer también fue nuestro último finde oficial con Od2, y la neta que los extrañamos, ya sea con murales o taburetes, bebés o niñas grandes, menús galegos o mexicanos, trenes o bicicletas, filetes o ensaladas, siboneys o tés, libros de la China o agendas lunares.

   Ese finde paseamos mucho, ya no recuerdo bien todos los sitios a donde nos llevaron, pero aquí dejo el registro de unos árboles besados. El 1º solo por mí en el Jardín de San Carlos (A Coruña, junio 2012). 
 
El 2º espontáneamente en grupo, pues me sorprendió ver el tronco tan aireado por las olas del mar, Martina me vió, quiso acompañarme, después se unieron mamá Débora y la pequeña Rosalía lo intentó, mientras papá Oscar comtemplaba su mar. Fue en el centro de A Coruña, en un lateral de la playa Riazor (junio 2012).
  Hubo más fotos, como siempre, pero las dejo en el apartado de "entre ramas"
Gracias a OD2+2 por todo.
Fotos: Augusto M.

viernes, 17 de abril de 2015

Besos de aventurera

" ...Fui por turismo con una amiga, pero ya me conoces... al final terminé visitando mil proyectos para ver en qué puedo ayudarles desde España para que sigan creciendo y ayudando a más gente. Tengo la sensación de haber conocido mucho Gambia... es pequeño y aproveché mucho el tiempo, así que espero poder poner en marcha cosas bonitas allí..." 

Estas fueron las palabras de Alba R.Santos para su última y décima colaboración en besosdeárbol. Un viaje en julio de 2012  a tierras africanas, concretamente Gambia y Senegal. De allí son las fotos de estos árboles besados, abrazados y fotografiados, que nos regalan impresionantes vistas, verdes explosivos, tierra profunda, mar con arco iris, monos y jirafas.

En Juffure (Gambia) el pueblo de Kunta Kinte, donde capturaron a los primeros esclavos negros que se llevaron a Europa y después a América. 

En el Parque de Fathala (Senegal).
                               
Fotos: Al y su compañera de viaje.


* Gracias por todos estos años de colaboración en besos de árbol, y especialmente por ser tú la primera en regalarme árboles besados desde lugares tan dispares como La Habana, Cáceres, Miami, Huelva y ahora Senegal y Gambia.

miércoles, 1 de abril de 2015

Besando la historia de una gota

  Sin saber muy bien qué iba a pasar, y sobre todo, si yo aguantaría ese escenario, comenzamos a dulcificar las paredes de la salita de juegos en la zona de hospitalización de pediatría del CHUS. Todo por conexión de Adriana, de Aula de ideas, en colaboración con la necesaria y esperanzadora Fundación Andrea. Era casi fin de curso, teníamos un mes para transformar el espacio, y un día a la semana para poder ir hasta allí. Sí, lo conseguimos, pero no solo pintar las 4 grandes paredes de la sala, si no superar algunos de mis pánicos médicos, conocer a personitas inolvidables (Sara, Nora, Martín, Itziar...), hacerme un poco más fuerte, y darme cuenta de que estar con pinceles dentro de un hospital es más que curativo y preferible a desesperarte en cualquier sala gris.
   Por eso, el último día de trabajo no quise irme sin besar ese árbol que había pintado, que fue el primero, pero no el último, donde quedó anidada para siempre la esperanza de una pequeña que sin saber aún hablar mucho, le dio más vidilla a nuestras pinceladas. Besé, y pinté, este árbol con nido, flores y estrellas, en el Hospital Clínico de Santiago de Compostela en junio de 2012 sin haber pasado por supervisión de ninguna gerencia.
 Fotos: Augusto Metztli