miércoles, 23 de junio de 2010

Besos de SoniS para MayaM

El 2010 comenzó helado, quizá demasiado. Todo ese frío también nos dejó disfrutar de los paisajes de siempre con un exceso de blancos... hermosísimos.
Con caminos de la montaña catalana que nos pueden llevar a impresionarnos, o incluso marearnos, con estas espectaculares vistas.
Hoy llega el turno de los besos helados de Montse y de Fer, los primeros del año. Justo ahora que ya es verano,y ha pasado un año de... Recuerdo una frase de hace mucho tiempo que no olvidaré: " el tiempo, el precursor del tiempo".

Montse y Fer nos regalaron una visita sorpresa en año nuevo, y después me mandaron estos besos de árbol, de sus queridos paisajes adoptivos, que besaron el 9 de enero de 2010 en alguna montaña cercana a Sant Esteve de Palautordera (Barcelona-Cataluña).
Aquí el detalle de una hoja seca a punto de camuflarse del todo en la inmensidad nevada... Como esas hojas que caen en los cuadros de Augusto Metztli, pero vistos desde otro lugar.

Y esta foto en especial para nosotros, presentes en su paseo de tarde de sábado con sol invernal, y con la nieve tan azul...
Fer y Montse son hasta ahora los más participativos en este proyecto. Aquí están sus 1ºs besosdeárbol y los 2ºs... Su amor y admiración por la naturaleza, compañera de huellas y pedaleadas, ha hecho que sean nuestros mejores embajadores. Muchísimas gracias primos!!Estos fueron unos mini besos a unos mini árboles que se encontraron en una caminata del 15 de noviembre de 2009, también por los montes que rodean Sant Esteve-Barcelona.
Fotos: SoniS

domingo, 20 de junio de 2010

Beso natural

L. Lucki, después de mandarme su amplia colaboración para este peculiar bosque, me regaló otra grata sorpresa enviándome estas fotos en el último día del año, cuando estábamos con un pie en América y otro hacia Europa. Hoy es el último domingo de esta invernal primavera de 2010 que se despide con sol y aires fuertes (si hasta los ángeles más pacientes acaban soplando), y éste es el último beso+abrazo del productivo e intenso 2009 en su último día. Muchas gracias a las dos.
"Ella es Gloria vive entre la naturaleza,
la ama y ayuda al crecimiento sano de toda planta, flor y fruto.
Sabe de plantas, cultivos y todo lo que la naturaleza nos brinda.
Cura su huerta y cura toda planta.
Es un ser sumamente NATURAL"


La breve pero intensa descripción de Liliana lo dice todo, y ojalá Gloria se pueda ver por aquí. Gloria abrazó y besó a sus queridos árboles en Mar del Plata (Argentina) el 31 de diciembre de 2009.
Foto: L. Lucki

viernes, 18 de junio de 2010

Besos de hermanitos, nieve y libertad

Brais me contó hace poco que se fueron a casa de sus abuelos maternos después de que Papánoel pasó por Vilagarcía, y que estas fotos son de antes de tomar las uvas en tierras vascas. Como siempre, tan claro en sus explicaciones. Bea me contó, entre otras muchas cosas de su tierra querida, que iban los 4 jugando a una guerra de bolas de nieve, y aprovechando la ocasión les propusieron a sus niños que saltaran la berja para darle un muxu-biquiño a un árbol.

Brais y Gorka besaron a "un hijo del Árbol de Guernica" que está en el Jardín de la Plaza, al lado de la Ikurriña, en Oñati ( Guipúzcoa-País Vasco ) a finales de diciembre de 2009.
Pero además este beso destaca por varios motivos. Brais es otro de mis alumn@s animados a participar en este proyecto del bosque virtual, y también está con su hermano pequeño besando el árbol acompañados por sus padres -los fotógrafos colaboradores-. Pero además no es un árbol cualquiera, si no que es un hijo del árbol de Guernica, un árbol que es un símbolo muy importante de las libertades de los vascos, besado por los hijos de una vasca y un gallego.

Un árbol con mucha historia, que pueden leer si hacen click en todos los enlaces que he puesto (en verde) buscando información sobre este árbol. El primer árbol data del s. XIV pero ha tenido mucha descendencia esparcida por todo el mundo...


El árbol es testigo de juramentos oficiales, es símbolo de las libertades tradicionales vizcaínas, tiene poemas y canción... y desde hace unos meses fue besado por 2 niños gallegos llenos de energía y creatividad.

Brais me dijo que estaba muy frío, y Gorka confesó que hizo el gesto de darle un besito pero temió que salieran bichos. Realmente a Gorka el árbol que más le mola es el de mis ramas de algodón con colgantes de muñequitos que tengo en la mesa de la entrada del estudio.
Fotos: Amatxo y Aitatxo

miércoles, 16 de junio de 2010

Los marcapáginas


Foto y diseño: Augusto Metztli (gracias ;)
Uno de los pendientes que teníamos en Guadalajara era llevar unas imágenes para imprimir miles de ejemplares. Eran tarjetas para estrenar nuestra asociación La Taza Lunar, y marcapáginas (o también llamados separadores) para promover las clases de pintura de mis niñ@s y este latente proyecto de los árboles besados. Valía la pena y el esfuerzo (sobre todo para el bolsillo) esperar a imprimirlas allá y cargarlas en la maleta. Por ahora les han gustado a todo el mundo que se los he regalado, tanto a mis niñ@s como a sus padres, como a toda la gente que le trajimos un regalillo de estas inolvidables tierras. Creo que es un buen detalle porque además de anunciar el proyecto tiene una utilidad importante. Los lectores habituales los están usando y esparciendo por sus libros, y los que no, al menos los dejan de recuerdo entre páginas perdidas. Pero lo importante es que no pasan inadvertidos, y casi todo el mundo se siente identificado. Una iniciativa que seguro nos hará preparar nuevos diseños con más y mejores fotos. Por ahora aún nos quedan bastantitos de estos...

Yendo con nuestras mochilas hacia la tienda de Slwch, en pleno centro de Guadalajara-Jalisco, los pillamos a última hora celebrando una posada antes de irse de vacaciones navideñas.

*Aprovecho para decirles a quienes han participado y no he podido regalarles unos cuantos marcapáginas como agradecimiento, que deberíamos de ponernos de acuerdo para poder enviárselos. Espero me escriban si están interesad@s.

martes, 15 de junio de 2010

Beso de un final anunciado

Quería ir al famoso e histórico Zócalo "tranquilamente"... y allá fuimos.
De camino el Palacio de Bellas Artes en la céntrica avenida Juárez, donde fuimos al día siguiente, con el suegro, el cuñado y el primo, y recordé la gran diferencia de la vez anterior, y primera, que estuvimos allí.
Era muy temprano, los polis a sus cosas, y la calle vacía... la misma calle que en la noche del mismo día vimos abarrotada de gentes, caminando, comprando, musiqueando, pidiendo... Al fondo el famoso Samborns de los Azulejos.
Aquí la calle Francisco I. Madero...
...que nos llevaba derechitos al Zócalo, al fondo.
Por fin llegamos a la famosa, inmensa, celebrada y multicultural plaza mayor, con su enorme y omnipresente bandera.
Eran tiempos de la ironía del amor y paz, un tanto disfrazados como las paredes de todo el país, desde los edificios públicos hasta la casa más humilde... y con bandera.
A un lado el Palacio Nacional, nada navideño, pero con bandera.
Aquí la vista de una de las torres de la Catedral Metropolitana con unas cumbres nevadas.
En cuestión de unos pasos y unas fotos, la banderota se llenó de gente alrededor haciendo cola para la pista de patinaje y demás juegos de invierno polar... otro de los muchos contrastes que nos tocó vivir. Cómo no impresionarme del gentío que había siendo tan temprano... Madres que ya no saben qué hacer con sus hijos, hijos que aprovechan todas esas cosas que tienen a su alrededor porque quizá sean gratis.
La otra vez no habíamos podido ni acercarnos al Zócalo porque estaba petadísimo de gentes, en días pre-navideños, y con alguna exposición instalada en medio. Ahora me tocó verlo casi todo convertido en una super atracción nevada... artificial, como muchas cosas que aún cargaba en los bolsillos de mis recuerdos más recientes.
Pero pisamos ese suelo tan histórico, donde se han celebrado y celebrarán multitud de eventos y expresiones del pueblo mexicano.
Y para rematar la visita oficial, turística y ¿familiar? dejamos nuestras pisadas y un árbol besado. Pude acercarme a la rama de uno que estaba frente a la catedral. Fue la temprana y agotadora mañana del miércoles 30 de diciembre de 2009 en el Zócalo de la Ciudad de México (México). Fue mi último besodeárbol del año... Fue mi último besodeárbol en tierras mexicanas, que tanto me dieron pero que no pisaré-mos en un buen tiempo. Es el broche final de un viaje que (como me dijo el único y sincero amigo que nos queda allá) pareciera el descenso en picado de un avión kamikaze ... del que afortunadamente hemos salido vivos. Retomamos aire para volver a volar, después de verle la cara a tanta falsedad, y a pesar de todo seguir juntos.. besando árboles y fotografiándonos. Gracias.
Fotos: Marthazul y Augusto Metztli
* Aquí les dejo información oficial del histórico lugar: el Zócalo

* Y un enlace de la canción de otro artista español envuelto en el manto colorido y aromático de un gran país como México:
Virgen de Guadalupe de Shuarma


jueves, 10 de junio de 2010

Besos trenzados

Después del delicioso desayuno, y ante las horas que nos quedaban por patear, aprovechamos para acercarnos al famoso Zócalo del DF. Era demasiado temprano, al menos para mí, pero allá fuimos. Pillamos en acción a los barrenderos, y decidimos entrar en la catedral (ya que nunca llegué a entrar en la de Puebla, y no sería por las veces que pasamos para arriba y para abajo).Fue impresionante percibir en los pasillos de la catedral, o en otros lugares de la Ciudad de México, sus marcados desniveles del suelo, debidos al hundimiento de todo el DF, pues se sabe que se hunde 10 cm cada año aproximadamente (más información sobre ese problema aquí y aquí).
Después entramos en la catedral, donde siempre se mezclan los turistas con los inciensos, el silencio con el murmurar. Pero aquí me sorprendieron un santo y un cristo bien morenitos, los infinitos lazos de peticiones milagrosas a san Judas Tadeo y a todas las virgensitas dando un ambiente muy folclórico y colorido, y un santo no-nato que intercede por las embarazadas y contra las chimosas, de ahí que además de lazos le dejen candados... Aunque me quedo con el aroma del rosario de café para mi madre.
Aquí una breve explicación sobre la catedral del zócalo
Al salir me fijé en este tronco trenzado. Increíble: raíces trenzadas como cabellos... un milagrito ante mis ojos.
Así que, inevitablemente, lo besé. Fue la mañana del miércoles 30 de diciembre de 2009 en el atrio de la catedral Metropolitana de la Ciudad de México (México)
El tronco-trenza me dió la bendisión como despedida de esas tierras, ahora tan lejanas.
Fotos: Marta Rial y Augusto Martínez

martes, 1 de junio de 2010

Beso madrugador

El miércoles 30 de diciembre llegamos de madrugada al Distrito Federal. Esta vez el viaje en bus fue muchísimo mejor, sobre todo porque no tuve problemas por ser diabética (que tiene que andar cargada de catéteres, reservorios, bolígrafos de insulina, y llevar la bomba conectada a la panza porque no le queda otra opción para sobrevivir), y además serían también las buenas ondas de que ya nos íbamos de Guadalajara, sin ganas de regresar, al menos por un buen tiempo.
Tuvimos que esperar bastantes horas en la recepción del hotel, y entonces decidimos salir a desayunar bien temprano. Ya que estábamos donde estábamos, quisimos ir al S. de los Azulejos a tomar un completísimo y delicioso desayuno. Pero de camino por la calle Juárez, aún medio dormidos, vimos la torre Latinoamericana amaneciendo entre la luz de un cálido diciembre y el smog típico del DF.
Unos pasos más adelante, comezamos a ver diferentes belenes en la Alameda Central junto a un montón de puestecillos de artesanías, comidas, y mil cosas más, que aún estaban cerrados. Pero miramos a la izquierda y vimos esta especie de procesión de modelitos arapientos que nos llamó mucho la atención... y cruzamos.
Era una exposición de la artista mexicana Helen Escobedo en la Plaza Juárez.
Un total de 101 figuras que evocan a multitud de seres expulsados de su tierra (más info aquí)Al girar por el callejón para ver toda la instalación entramos a la Secretaría de Relaciones Exteriores para observar uno de los grandes murales, creo recordar de R.Tamayo (si no que alguien me corrija).
Al salir nos impresionó ver esa especie de piscina llena de pequeñas pirámides que hacían un efecto super chulo al reflejarse en el agua.
Al ver las figuras a lo lejos, que seguían impresionando, también me fijé en los árboles, y fuimos hacia uno de ellos para darle un beso.
Además elegí un árbol desde el que se veía de fondo la Torre Latinoamericana, considerada durante varios años el edificio más alto de México y Latinoamérica (en el enlace pueden informarse más).
Fue el beso de árbol más madrugador hasta ahora, en el callejón García Lorca (México DF; miércoles 30 de diciembre de 2009) acompañada por un ciento de figuras que simulaban el acto de tener que irse de su tierra, justo un día antes de volar miles de km para volver a nuestra casa... a "nuestra terriña".
Fotos: M.Rial y A. Martínez